Construyendo juntos un hogar en el presente.

 

La familia es sin lugar a dudas el núcleo central de nuestra existencia social en el mundo. No solo es nuestro más primtivo grupo de pertenencia, sino que además es el caldero donde se forja nuestra personalidad, nuestros valores, nuestras formas de pensar y nuestra capacidad de conectar y ser libres en el mundo. Y no solo se constituye lo que somos y seremos sino que además tenemos vinculos corporales. Una vez cada tanto nos dicen que somos iguales a alguno o ambos de nuestros padres, o que nuestros hijos son un "calco" nuestro. Que tenemos los mismo gestos integrados de cada uno de los miembros de la familia o incluso hablamos parecido. Cada familia tiene dinámicas distintas y en ese complejo de relaciones somos tan similares como diferentes. Nos formamos como personas en familia y aprendemos y transitamos toda la geografía emocional de la mano de cada miembro: desde los picos más alto de alegría, amor y conexión hasta los abismos más profundos de incomprensión, enojo y frustración.

¿Qué sucedería si  el vivir en familia fuese  una práctica de meditación?
¿Qué sería de una vida dedicada a la familia en la que el mismo estar atentos y abiertos en el día a día fuese la práctica?

El gran maestro espiritual Ram Dass con mucho humor nos dice  "Si pensás que estás iluminado, andá a pasar una semana con tu familia". Pareciera ser que muchas veces un camino de crecimiento y trascendencia va en dirección opuesta a tener una familia, como si lo trascendente o espiritual estuviese en otro lado y que lo "terrenal" de vivir en familia y en comunidad no fuese terreno fértil para este tipo de crecimiento. 

¿Qué sucedería si el vivir en familia fuese una práctica de meditación? ¿Qué sería de una vida dedicada a la familia en la que el mismo estar atentos y abiertos en el día a día fuese la práctica? Vivir la vida familiar de esa manera abre la posibilidad de que cada momento en contacto con nuestros seres queridos sea un momento de aprendizaje y un movimiento hacia la transformación. Este es el sentido último de la integración de Mindfulness en la vida familiar. 

Mindfulness en Familia

El área de "Mindfulness en familia" de la Sociedad busca ofrecer un espacio en el cual las familias puedan florecer y crecer con firmes raices plantadas en la atención, la compasión y el amor. Los espacios de crecimiento están pensados tanto para padres y cuidadores como para niños y adolescentes, en un rico abanico de opciones que pueden transitarse en conjunto, como talleres para padres y niños, como espacios particulares, como los talleres de crianza conciente y cursos para niños y adolescentes. 

Nuestra intención se encuentra guiada y sostenida por la teoría del apego, las neurociencias y la experiencia acumulada en el trabajo con mindfulness con padres, cuidadores, niños y adolescentes. 

Lo invitamos a que explore el abanico de posibilidades para llevar la atención plena a la vida familiar. 

Talleres

Despertando juntos la presente
Taller de Mindfulness para Padres, Cuidadores y Niños
Un lugar de encuentro para jugar y disfrutar juntos del momento presente.