Si, por supuesto que duele

Guía: Santiago Nader




Descargar audio

 

Poema

 

Sí, por supuesto que duele

Karin Boye

 

Sí, por supuesto que duele cuando los brotes rompen.
¿Por qué otra cosa flaquería la primavera?
¿Por qué todo nuestro ardiente anhelo
se uniría en una congelada y amarga palidez?
Después de todo, el capullo estuvo cubierto todo el invierno.
¿Qué cosa es esa que nueva, estalla y se desgasta?
Sí, por supuesto que duele cuando los brotes rompen,
duele por lo que crece
                           y por lo que lo bloquea.

 

Sí, es difícil cuando las gotas caen.
Temblando de miedo y colgando pesadamente,
aferrándose a la ramita, e hinchándose y resbalando-
El peso las lleva hacia abajo, pero siguen aferradas.
Difícil estar inseguro, asustado y dividido,
Difícil sentir las profundidades atraer y llamar,
Sin embargo, se quedan y solo tiemblan.
difícil querer quedarse
                           y querer caer.

 

Entonces, cuando todo empeora y nada ayuda
los brotes del árbol rompen como en un regocijo,
entonces, cuando no hay ya miedo que retenga,
de la ramita brillando se lanzan las gotas,
olvidan que estaban asustadas por lo nuevo,
olvidan su temor antes de que se desplegara el vuelo-
en un momento sienten su gran seguridad,
descansan en esa confianza
                           que crea el mundo.

 

Detalles

Fecha
04/04/2020